dilluns, 11 de desembre de 2017

Así será el aparcamiento de la Escola Mossèn Cinto






El Ayuntamiento aprobó el lunes pasado, en la junta de gobierno local, el proyecto de construcción del aparcamiento que dará servicio a la escuela Mossèn Cinto Verdaguer. Se hará a un terreno de la calle Joaquim Domènech Castell, en el que se habilitarán 39 plazas de parking, dos de ellas adaptadas justo a la entrada, donde ya hay un rebaje de la acera hecho. Muchos vehículos aparcaban en el descampado (que en días de lluvia se llena de charcos y barro) y otros sobre la acera.






El presupuesto de esta actuación es de 64.786,78 euros. El proyecto prevé la adecuación del espacio e incluye la construcción de un muro y de una cuneta de recogida de aguas pluviales.





Crear aparcamiento en los centros escolares o reparar y dignificar los existentes es uno de los compromisos del gobierno municipal para el presente mandato. Ya se pavimentó el espacio que se usa en la escuela La Ginesta y está en proyecto el asfaltado del aparcamiento de la escuela El Castell y el de la zona escolar donde está la escuela Santa Creu y el Instituto Cami de Mar, además de lo que se acaba de aprobar para la escuela Mossèn Cinto Verdaguer.

En este caso, se da solución a una reivindicación por partida doble. Por un lado, los padres habían hecho llegar a las AAVV las quejas por la falta de espacio para aparcar cuando pasan a recoger a los chavales y por otro, la Policía Local, que controla el tránsito en las horas de entrada y salida, cada día se encuentra con un caos circulatorio debido al estrecho espacio que hay para que circulen los autobuses que, a veces se encuentran con el espacio reservado ocupado por vehículos particulares que la policía tiene que pedir que aparquen en otra parte. Y acaban subidos en las aceras.



El aparcamiento asfaltado no dispondrá de iluminación propia (excepto las farolas de la calle) ya que se utiliza durante el horario escolar, y fuera de éste, la calle del colegio (José Luis de la Rosa) tiene muy pocos vehículos aparcados.

Igualmente, por la seguridad de los niños, una patrulla de 2 agentes seguirá controlando el tráfico y los pasos de peatones cuando el aparcamiento ya esté construído, al cual desviarán los vehículos que quieran aparcar junto al colegio.

Las  obras se ejecutarán para 2018.