diumenge, 16 de desembre de 2018

1.500 € POR DEJAR BASURA EN LA CALLE



Las quejas de comerciantes de la calle Vilamar de Calafell, el principal eje comercial del núcleo de la playa, ha motivado que el Ayuntamiento despliegue una nueva actuación de autopsias de las basuras tiradas en la vía pública.

Los comerciantes denuncian que a primera hora de la mañana hay bolsas de basura en las puertas de algunos edificios. Pese a que a unos cien metros hay baterías de contenedores para todo tipo de fracción de residuos, todavía hay quien opta por tirar las basuras a la calle.

Abrir bolsas

Personal de la empresa encargada de la recogida de las basuras, acompañados de funcionarios del departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento han abierto diversas bolsas de basura para intentar identificar al incívico.


La apertura de bolsas de basura en busca de documentos que puedan señalar a quien la ha dejado en la calle ya se realiza en Calafell desde hace meses. Ya son una decena los vecinos a los se les ha notificado una sanción de 750 euros al encontrar documentos en bolsas tiradas fuera de los contenedores.

Actas

Las autopsias realizadas en las bolsas lanzadas en pleno eje comercial el pasado viernes no han permitido identificar a quienes las han dejado en la calle. Sin embargo, se ha levantado acta de los puntos concretos en los que estaban al pie de algunos edificios.

El concejal de Vía Pública, Juan José García (PP), señala que «no es permisible que se ensucie la calle de esta manera. Hay quien sale de casa a las nueve de la mañana y deja la basura a los demás afectando a la imagen comercial».

En este sentido avisa que si hasta ahora las sanciones no se aplicaban en toda su posibilidad económica como medida de concienciación, ahora «ya ha habido tiempo necesario. A quien se coja dejando la basura en la calle pagará 1.500 euros. Parece ser que es la única manera de que se entiendan las cosas para mantener las calles limpias».

El sistema tiene detractores ya que hay quien argumenta que había tirado la bolsa dentro del contenedor y alguien ha podido sacarla. O que incluso le han puesto una carta suya robada del buzón en una bolsa de basura que no le corresponde. También que los contenedores estaban lleno o rotos y no podían abrir la tapadera.

Demostrar

García señala que «debe demostrar esas circunstancias. Pero muchos acaban reconociendo que iban con prisa y no han hecho bien». Añade que hay restos que pertenecen a comercios donde queda claro quien ha dejado los residuos en la calle.

En los próximos días se incrementará la nueva campaña de apertura de bolsas de basura. El objetivo es evitar unas calles llenas de residuos en una época de atractivo turístico y comercial en el eje de la playa y los principales de Segur.

Cap comentari:

Publica un comentari